Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 842

Conseguir un caballo


Por Sifu Sebastián González

  En China, hay una clara diferenciación de los estilos de Kungfu del Norte y del Sur de China, que hace referencia al énfasis de sus técnicas marciales. Aunque esta diferenciación no es del todo exacta, pues existen muchos sistemas que no se acogen a esta regla, si esta presente en la mayoría.

            Esta “diferenciación” esta reflejada en un dicho popular chino, que expresa muy bien esta regla, este dicho es el de “Na Kuen Pat Tui” o lo que es lo mismo “Puño del Sur, pierna del Norte”. Esto quiere decir que en los sistemas del Norte de China, hacen énfasis en sus técnicas de pie como son las patadas, barridos o todo tipo de ejecuciones realizadas con las piernas, y que en los sistemas del Sur, prevalecen las técnicas de brazo, como pueden ser los golpes con los puños, los de palma o en garra, o con diferentes posiciones de las manos, y también las técnicas de agarres, luxaciones y todas las aplicaciones de mano.

            Pero en todos los sistemas de Kungfu, ya sean del Norte o del Sur de China, ya sean de tipo Interno o Externo, hay un principio común que suele coincidir con el inicio de su enseñanza, que es el de estabilidad y equilibrio. Sin este, todas las técnicas que se ejecuten, carecen de un punto del que partir del que surgir, por ejemplo cuando se realizan golpes de puños si el cuerpo no tiene una estabilidad o un equilibrio, estas técnicas no tendrán una solidez desde donde iniciarse, lo mismo sucede con técnicas de patadas, si el practicante las realiza desde una posición carente de equilibrio, estas no manifestaran el poder necesario para ser contundentes.

            En los sistemas del Sur de China, esta importancia de la estabilidad del cuerpo esta materializada en su primer entrenamiento fundamental y básico, que es el de las posiciones de pies, y la primera posición y más importante que se enseña, es la denominada “Posición del Jinete” o “Sei Ping Ma (en cantones) ya que es similar a la postura que adopta un jinete al montar un caballo. El ultimo ideograma chino “Ma” del nombre de las posición, es traducido en cantones por “Caballo”, de esta manera a todas las posiciones de pies se les llama “Caballos”.

            Conseguir un caballo estable y fuerte, es el primer objetivo de todo estudiante serio de Kungfu debe de conseguir, sin él no se podrá recorrer ningún camino, y toda técnica que se ejecute, ya sea de pie o de mano, no tendrá la estabilidad desde donde generar la potencia necesaria para golpear.

            Antiguamente, cuando se iniciaba en el aprendizaje de un estilo de Kungfu, el estudiante pasaba largos ratos en una postura de pies hasta que esta era lo suficientemente fuerte como para pasar a la siguiente, este sistema de entrenamiento duraba por lo normal un año, en el cual, el maestro podía comprobar la autentica vocación e interés del estudiante por aprender, pero además, era necesario este entrenamiento para poder desarrollar correctamente cada “caballo”, todos aquellos que han seguido este sistema de entrenamiento tradicional, una vez completado, no han necesitado nunca más un entrenamiento extra en su estabilidad.

            El entrenamiento de la “postura del caballo”, es muy importante en cualquier sistema de Kungfu, ya sea interno como el Tai Chi Chuan, por ejemplo, o externo como el Choy Li Fut o el Hung Gar, por nombrar unos ejemplos. Este entrenamiento además de fortalecer las piernas, desarrolla el equilibrio, tan importante para poder conseguir una buena base desde la cual lanzar los golpes o técnicas con absoluta potencia.

            Pero no solamente desarrolla potencia, este entrenamiento, sino que prepara una zona denominada Tan T´ien considerada por algunos como el mismo centro de gravedad del cuerpo y el lugar desde donde se almacena la energía interna Qi (Chi).

            El Tan T´ien, es traducido como “campo rojo” o lo que es lo mismo, el lugar donde esta el fuego interior o el atanor alquímico. Ese lugar, no es un lugar físico concretamente, pero debe de serlo en la mente del estudiante, pues de la construcción de ese lugar hiperfísico dependerá la consecución de metas más elevadas en la artes marciales, no solamente sirve para la aplicación de proyectar la fuerza o energía desde ese lugar a través de cualquier técnica de puño o pie, sino que será en lugar donde se reunirá la mente.

            Pero volviendo al Tan T´ien Inferior, lo más importante que el estudiante debe de tener presente en este fase del aprendizaje, es el fuego y su intensidad, pues si es excesivo podrá perjudicar a la persona y sino es suficiente, con él no se podrá trabajar y aplicar a cualquier campo del “arte”. Para algunos, ese “fuego” tiene relación con la fuerza generativa o también llamado, la fuerza sexual, dicen de él : “sin serlo, lo contiene y sin contenerlo es necesaria almacenarla”.

            Para que ese “fuego” este vivo o encendido, es necesario otro elemento vital, que es el aire. El aire en esa zona debe de fluir de forma natural y debe de residir en ese lugar, respirar con el abdomen es necesario para que el fuego se encienda y se mantenga en ese lugar, pero por encima de todo es la practica de cada día la que mantendrá encendido ese fuego.